in ,

Flor del Caribe: Lo Nuevo de Brasil

NL_FlorPor Juan Ramos

Se estrenó la semana pasada en Brasil la nueva telenovela de las seis de la tarde de Rede Globo, Flor del Caribe. Antes de trasladarles mis impresiones sobre esta producción, les cuento que se trata de un original de Walter Negrão, autor veterano cuya obras más conocidas fuera del Brasil quizás sean la telenovela Tropicaliente y la miniserie La Casa de las Siete Mujeres. La trama principal es la de un triángulo amoroso formado por la joven pareja “Ester” (Grazi Massafera) y “Cassiano” (Henri Castelli) entra la cual se interpone “Alberto” (Igor Rickli) quien hará todo lo posible por separarlos y quedarse con “Ester”.

Flor del Caribe es una telenovela bien simple, un melodrama clásico fácil de digerir. Un producto que el público puede disfrutar sin tener que pensar mucho. Es decir, una telenovela sin ninguna transcendencia que no generará ningún debate. Desde el principio nos queda claro quiénes son los buenos y quiénes los malos. Como en una telenovela mexicana. Cero matices, cero ambigüedad. ¿Es esto malo? No, de ninguna manera. Este tipo de telenovelas siempre han existido y siempre existirán. Está muy bien que lo hagan. Además, desde las primeras escenas se nota que Flor del Caribe es una telenovela muy bien hecha, con una fotografía espléndida y unos planos bellísimos. Disfrutar de una telenovela así no quita que podamos disfrutar también de productos más complejos. Lo interesante es que haya variedad en los contenidos. Algo que en Brasil sobra.

Ahora, no todo en Flor del Caribe funciona igual de bien. La protagonista está un poco flojita. Cuesta entender cómo levanta tanta pasión en el villano “Alberto”, así que a uno no le queda más remedio que pensar que esto tiene más que ver con la rivalidad entre él y “Cassiano” que con otra cosa. De esta rivalidad entre los dos hombres se podrían hacer muchas lecturas…

Algo que no ayuda tampoco es la falta de química entre “Ester” y “Cassiano” pero el que sí está muy bien es “Alberto”. Estamos muy acostumbrados a que en las telenovelas sea una mujer la que se interponga entre la pareja principal. Normalmente, una desequilibrada o ambiciosa (a veces las dos cosas) de físico despampanante y la moral de un gato callejero. Lo hemos visto una y otra vez en novelas mexicanas, venezolanas y miamenses. En Flor del Caribe, en realidad, tenemos más o menos el mismo personaje pero interpretado por un hombre. Y funciona.

Quizás no muchos fuera de Brasil hayan visto aún Flor del Caribe pero creo que tiene posibilidades de venderse en otros países latinoamericanos. Si es así, creo que le irá muy bien.

¿Qué opinan?

0 points
Upvote Downvote

Comments

Leave a Reply

Loading…

Loading…

0

Comentarios

0 comentarios